miércoles, 9 de septiembre de 2009

pedir perdón.


Cuando yo era pequeña habían cosas que me preocupaban mucho,
para los dem
ás eran tonterías,
pero para mi eran de suma importancia,
miraba a las personas mayores y las veía muy fuerte,
yo quería ser como ellas.

Un día le pre
gunte a mi padre:
- Papá yo de grande quiero ser al menos como un elefante,
o como tú,

¿QUÉ PUEDO HACER?

Él siempre me descon
certaba
porque yo nunca entendía lo que trataba de decirme.

- Es muy fácil, m
uy simple,
lo más fuerte que t
e hará es el perdón
y eso que es lo má
s humilde que existe,
piensa siempre en ello Vicenta.
¡Pero ahora juega!
es todo lo que tienes que ha
cer por el momento.




He tardado muchos años en darme cuenta de su fortaleza
y que al perdonar, es a mi a quien perdono.



El perdón es agua fresca
donde el amor se sacia,
no se manifiesta po
r el sentimiento,
sino por la acción.
Si perdona
s amas,
sino perdon
as no amas.

¡PER-DON!

Si lo observas te darás cuenta....
No debes PER- der el DON- de amar
porque el amor
es un DON,
PER-derlo es no amar y no poseer este DON.
por eso el PER- DON nunca per-dio
el DON de amar.



Dedicado hoy a toda la tierra.

- Alma -


10 comentarios:

Mr Bonkei dijo...

El Don de perdonar ( El Perdón ), es una de las más maravillosas virtudes, junto con el amor, que poseen nuestras almas.

Abrazo tu alma .

Alma dijo...

Esta es la entrada 52, que casualidad su suma es el 7, tal vez sea el numero del perdón, donde el mal trasmuta en bien, 3 de mal, 3 de bien, pero la baza ganadora es ese 1 que suma 7 el del perdón, cuando somos capaces de ofrecerlo y sentirlo.

Bueno son neurosis mias no hagais demasiado caso, pero coincide jejeje!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

hermano francisco s. dijo...

Bonito post, quizás para ser grande hay que perdonar de corazón, pero también mirar el pasado sin dolor, solo con amor, porque no basta decir " te perdono " y cuando recordamos esa ofensa nos sigue doliendo. Tambien depende del tamaño de lo que se ha de perdonar y en muchos casos es cuando menos casi imposible. Porque como perdonar unos padres al asesino de su hija, necesitas mucho amor para perdonarlo y no sentir dolor cuando recuerdas ese acto. Solo las personas espirituales, pero muy espirituales son capaces de mirar el pasado con amor, perdonando de corazón. Los demas tendremos que seguir aprendiendo a perdonar, pero aunque sin olvidar, no sentir dolor sino amor al recordar a esa persona que has perdonado.

p.d.t: bonito post, como todo lo que escribes, tienes un alma muy espiritual, muy luminosa. Dios te bendiga. que la paz de mi corazon te acompañe siempre.

Angeles dijo...

He tenido que aprender a perdonar, no fue fácil, quizás no tenía ese Don, quizás era mi aprendizaje, como sea que sea, se lo valioso de hacerlo.
Hermos entrada.
Besos:) a punto de cumpleaños???

Aaron dijo...

Preciosa, el perdonar tiene un gran poder sobre todo cuando somos nosotros quienes no dejamos de culparnos y entonces nos dividimos.

Puede ser una de las mayores bendiciones encontrar la paz a través de este perdón.
Son maravillosas palabras, linda.
Muchos besos amor.

Alma dijo...

Yo ultimamente creo que no hay nada que perdonr, si algo nos ha hecho daño, somos nosotros mismos los que lo hemos atraido a nuestras vidas, y además siempre estamos juzgando, cosa que no debemos hacer, porque lo más seguro es que no veamos el angulo perfecto, el que Dios dispuso para nosotros, y el pecado cosa que me asustaba mucho cuando era pequeña, para mi ya murió sólo existe en los ojos del que lo ve, si fuera bondadoso vería a un alma solamente en pleno aprendizaje y le ayudaria en vez de condenarlo.

Cuantas cosas hemos de desterrar de nuestras mentes.

Laura-Sujami dijo...

Precioso Alma. A veces hay palabras que contienen ese juego de palabras que te quedas atónita con su explicación pues no caemos en lo más simple y sencillo. Felicidades por la publicación. Besitos.

Olga i Carles dijo...

Hola!
Preciosa poesía sobre el perdón.
Es el arte más difícil y bello, pero lo podemos convertir en sencillo, cuando amamos de veras.
Un abrazo.

sueño boreal dijo...

Hola alma:

Acabo hoy de entrar a tu blog, en verdad he andado en mi eterna búsqueda para encontrar la paz que necesita mi alma.

Tu escrito es increíble, ahora se que es lo que tengo que hacer para subir un peldaño más.

Que dios te bendiga.

besos

Adonai dijo...

Venimos una y otra vez, la misma alma con distintas vestiduras, en el camino de vuelta a nuestro Origen. Vivimos experiencias cuyo sentido es desarrollar y realizar la perfección que hay en nuestro interior, y para ello pasamos todo tipo de experiencias, como actores que interpretan todos los papeles hasta alcanzar la maestría, y en ocasiones nuestras respuestas están muy alejadas de lo que llegaremos a ser, por eso experimentamos la limitación, el dolor y tantos otros estados alejados de la vibración del amor. El perdón diluye el sentimiento de separación, las diferencias, las razones... en cuanto que nos aproxima a la forma de hacer del Creador... Quizá descubramos, al final, que no hay nada que perdonar, pero mientras tanto, mientras quede algo pendiente en cualquier sentido, el perdón actuará como bálsamo milagroso que nos restaurará la paz ansiada...