sábado, 30 de octubre de 2010

Oriah


No me interesa lo que haces para ganarte la vida.

Quiero saber cual es tu dolor, y si te atreves a soñar
que te permites encontrar lo que tu corazón añora.

No me interesa cuantos años tienes.

Quiero saber si te arriesgarías a parecer un tonto por amor,
por tus sueños o por la aventura de estar vivo.

No me interesan qué planetas hacen la cuadratura de tu luna.

Quiero saber si has tocado el centro de tu propio dolor,
si las traiciones de la vida te han abierto o si te has encogido
y cerrado por el temor a sentir más dolor!

Quiero saber si puedes sentarte con el dolor, mío o tuyo,
sin moverte para esconderlo o para resolverlo.

Quiero saber si puedes estar con el gozo, tuyo o mío;
si puedes danzar, salvajemente
y dejar que el Éxtasis te llene hasta las yemas
de los dedos de las manos y de los pies,
sin advertirnos que debemos tener cuidado y ser realistas,
ni recordarnos las limitaciones de ser humanos.
No me interesa si es verdadera la historia que me cuentas.

Quiero saber si puedes desilusionar a otra persona
para ser auténtico contigo mismo;
si puedes soportar la acusación de ser un traidor
y no traicionar tu alma.

Quiero saber si puedes ser fiel y por lo tanto confiable.

Quiero saber si puedes sentir la belleza
aún cuando no todos los días son bellos,
y si puedes encontrar la fuente de tu vida
en SU presencia.
Quiero saber si puedes vivir con el fracaso,
tuyo o mío,
y a pesar de ello pararte a la orilla de un lago y gritar
"SI!"
al plateado de la luna llena.

No me interesa saber donde vives ni cuanto dinero tienes.

Quiero saber si puedes ponerte de pie,
después de una noche de dolor y desesperanza,
agotado y golpeado hasta los huesos,
y hacer lo que hay que hacer por los niños.

No me interesa quién eres, ni cómo llegaste aquí.

Quiero saber si permanecerías conmigo en el centro del fuego
sin echarte para atrás.

No me interesa donde has estudiado,
ni que has estudiado,
ni con quién lo has hecho.

Quiero saber que es lo que te sostiene desde adentro
cuando todo lo demás falla.

Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo
y si te agrada verdaderamente
la compañía que buscas en los momentos vacíos.



ANCIANO INDIO.






No me interesa saber nada de !!!

Solo quiero saber cuan grande es tu capacidad de amar,
y tu Fe moviéndose por dentro
ante Su presencia.

- Alma -







9 comentarios:

mardelibertad dijo...

Es agradable leer estas letras llenas de reflexión...

Cada vez que mi tiempo me lo permite vuelvo a leerte.
Abrazo

Peregrina dijo...

Al leerte...al sentirte
mé quedé sin palabras.

Hermoso texto lleno de autenticidad.

Un abrazo Alma.

Olga i Carles dijo...

Pues sí...
Esa es la verdadera respuesta, lo demás nada importa.




Grácias.

Olga i Carles dijo...

Pues sí...
Esa es la verdadera respuesta, lo demás nada importa.




Grácias.

Willy dijo...

No me interesa saber nada de tí!

Si en cambio, reconocer una única identidad en "nosotros", reflejando en tí, el único y verdadero amor que YO SOY.

Hermosas palabras Alma enamorada, aunque algo duras, no lo son para el que ama y vive felíz de ser sólo AMOR, como tú, amiga mía, Amiga del Amor!

Un gran abrazo en el Amor impersonal!

Alma dijo...

WILLY HE INTENTADO PEGAR UN COMENTARIO EN TU BLOG Y NO PUEDO, QUÉ PASA????

Alma dijo...

Dame furezas...
para Ser solo Tú amor,
el único y más grande.

No me interesa saber nada de tí.
Tan solo es sobre el texto escrito. Willy, Mar de libertad,Peregrina, Olga y Carels...
Me interesa....y mucho saber sobre mi hermano, pero para mi es un gozo descubrir como ama al amor.

Grupo Tabla 168 dijo...

Se que tu dolor es el mio
porque tu sufrimiento es mio
que tu felicidad es la mia
porque disfruto tus alegrias
tus triunfos
Se que la vida tiene el sabor
que tu y yo le damos

Jayja para tí... dijo...

Alma...si quieres una respuesta mia...si lo hiciste además pensando en mi...te diré: -Puedo-

-Claro que puedo...

he quedado miles de veces como hielo glacial sin derretirme a pesar de ser hoguera...

-Puedo- Claro que puedo!...para eso existo, desde que existo...tu amiga cubana, nacida en quién sabe que tierras...