lunes, 3 de mayo de 2010

El poder infinito....


Hoy es lunes,
hace frío.

Empieza la semana,

marcho a trabajar....


Al salir de casa me arropo,

y empiezo a a contemplar la luz del día que ante mí se abre.

Me pierdo entre mil coches
y gente que deambula sin saludarse.

Llueve, todo está mojado,
está muy nublado.


Parece que nadie como humanidad se reconoce,
todos somos estraños....

Y yo soy
la que me pierdo dentro de este sin sentido.

Al oír....
¡es otro asqueroso lunes perdido!





Miro al suelo,
miro al cielo.

Las acacias de mi calle
han florecido.

Y la lluvia de pequeñas flores
una hermosa alfombra han tejido.

Para que mi paso camine firme
hacía mi trabajo.

Con delicados pétalos
del amor infinito.

¿Sabes?....
¡yo sé donde hay un nido!

Me lo han dicho sus trinos
en mis oídos.

Y aunque todos
pasan sin oírlo.

Yo sé donde están
porque mis ojos en ellos se han perdido.

Gracias,
poder infinito.

Porque atraes hacía mí,
todo el amor que yo necesito.



Mil gracias....
por tu grato amor
recibido.


- Alma -

5 comentarios:

Alma dijo...

Estos días de luvia bien vale la pena paserarse por Gran Via, hay una alfombra de delicadas florecitas en el suelo de un grato prefume para disfrutar y contemplar.

Alma dijo...

AH!!!! TAMBIEN EL DESTINO HA HECHO QUE ENFRENTE DE MI VENTANA, DOS JILGUEROS ESTÉN MONTANDO UN NIDO, ESTOY ILUSIONADA Y CREO QUE ES LA PELÍCULA MÁS BELLA QUE PUEDO CONTEMPLAR DETRÁS DE UN CRISTAL NO LLAMADO TELEVISIÓN.

LA PRIMAVERA HA ESTALLADO YA!!!!

Angeles dijo...

Ay estas primaveras españolas...ya me voy acostumbrando a su frío.
Me alegra tu conexión con mi tierra pero..esas ciudades no las he visto, mi experiencia pasa por mi encuentro con Jesús, claro que respeto las ceencias y no me cierro en los dogmas, vivo mi fe donde me encuentre.
Besos:)

J. Marcos B. dijo...

Bello titulo y de blog... Fue un placer. La lluvia siempre me trajo suerte... no sé porque sera, quizás ese ruido continuo del agua que cae, mantiene mi mente tranquila...:)
Un abrazo zen.

Felicitas dijo...

Ese Amor Infinito que te visita, es Padre Bueno, origen de todo y quiere compartir todas sus riquezas con nosotros.